Estreñimiento en gatos: cómo detectarlo y solucionar el problema
16490
post-template-default,single,single-post,postid-16490,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Estreñimiento en gatos: cómo detectarlo y solucionar el problema

Estreñimiento en gatos

05 Abr Estreñimiento en gatos: cómo detectarlo y solucionar el problema

En ocasiones, por muchas posibles causas, puede darse una acumulación de heces en el colon de nuestros amigos felinos. El estreñimiento en gatos provoca dificultad y dolor en la evacuación, y es un problema que debemos no solo tratar cuando ocurra, sino prevenir con unos hábitos saludables que impidan su aparición.

Habitualmente, un gato adulto con un ritmo de vida corriente defeca todos los días. Si en algún momento detectamos que su deposición se demora entre dos y cuatro días, debemos llevarlo al veterinario lo antes posible.

Causas del estreñimiento en gatos

Hay muchos motivos que pueden provocar el estreñimiento en gatos. Estos son algunos de los principales:

  • Una dieta baja en fibra y alta en carbohidratos.
  • Falta de agua: los gatos son animales que beben poca cantidad de agua al día, y una falta de hidratación hace que su sistema digestivo no trabaje correctamente.
  • Dolor en cualquier zona de su cuerpo, pero sobre todo en la parte final de la columna y la pelvis, lo que impide que nuestro animal pueda poner la postura correcta para evacuar las heces.
  • La obesidad, ya que hace que nuestro gato no se mueva apenas y, por tanto, su metabolismo se ralentice.
  • Miedo y estrés: ante estas sensaciones, los animales se aguantan más las ganas e incluso pueden defecar en lugares de la casa que no corresponde, fuera de su caja de arena.
  • Bolas de pelo: pueden provocar estreñimiento en gatos si se quedan atascadas e impiden el proceso de digestión.
  • Cuerpos extraños: al igual que las bolas de pelo, si el gato ha tragado juguetes, hilos o restos de comida como huesos, puede darse un atasco en el sistema digestivo.
  • Problemas renales: Una insuficiencia en el riñón puede provocar un estreñimiento secundario.
  • Problemas inflamatorios en el tracto digestivo.

 

¿Qué síntomas tendrá tu gato si está estreñido?

Es importante estar atentos a la conducta y actitud de nuestros gatos en el día a día. Su observación, aunque sea superficial y a nivel doméstico, puede darnos elocuentes indicadores con los que anticipar un problema. En el caso del estreñimiento en gatos, por supuesto, hay síntomas que nos indican que nuestros felinos pueden tener problemas intestinales.

Si el gato va muchas veces a la caja de arena para intentar defecar sin conseguirlo, e incluso podemos escuchar quejidos de dolor, tendremos que estar atentos para llevarlo al veterinario si persiste el problema. También si observamos que el gato defeca fuera de la caja, y si sus heces son pequeñas, duras y secas, o si hay presencia de sangre o mucosidad en las deposiciones, puede ser señal de estreñimiento.

Otros síntomas pueden ser el dolor abdominal, los maullidos que denoten nerviosismo o incluso agresividad, el decaimiento, la falta -o pérdida- de apetito y peso o el descuido del pelaje (ya no se lo lame) pueden ser igualmente señales de estreñimiento en gatos a las que hay que prestar atención.

¿Cómo tratar el estreñimiento de nuestro gato?

Cuando los síntomas sean claros y sepamos a ciencia cierta que nuestro gato está estreñido, debemos tener en cuenta cómo actuar. Es fundamental que nunca, bajo ningún concepto, demos por nuestra cuenta un medicamento al animal, incluyendo laxantes y lavativas de humanos. Cualquier medicación deberá ser prescrita por un veterinario.

En ocasiones puede ser suficiente con seguir una dieta rica en fibra y agua. La malta es una buena solución para prevenir las obstrucciones por bolas de pelo, y también tendremos que fijarnos si hay un rechazo a la caja por parte del gato, para cambiar el tipo de arena o el tamaño de la caja a unos que le sean más acordes.

Y si no es suficiente, ¿qué hago?

Si no se resuelve el estreñimiento en gatos y los síntomas persisten, el veterinario tendrá que ponerse a investigar con pruebas como radiografías y/o ecografías el origen del problema. Es posible que, llegados a cierto punto, nuestro gato requiera medicación o incluso cirugía.

¿Cómo prevenir el estreñimiento en gatos?

Tal y como tratamos de inculcar con nuestros planes de salud para animales, siempre es mejor fomentar la prevención que la cura, y aplicar los tratamientos únicamente cuando llega el problema. La mejor prevención para el estreñimiento en gatos es una dieta de alta calidad, que contenga de manera equilibrada fibra y agua. También es interesante que un porcentaje moderado de la dieta contenga pescado azul como atún, caballa o sardina, lo que ayudará al tránsito intestinal.

El agua es otro de los factores importantes. Es básico que el agua se cambie diariamente y que siempre esté en abundancia: algunos felinos prefieren beber de agua en movimiento, por lo que beber de una fuente específica para animales puede ayudar en ese sentido. Además, esas fuentes incluyen filtros que aseguran la calidad del agua. En caso de no utilizar fuentes, lo ideal es dar siempre agua embotellada.

También hay que limpiar con frecuencia el arenero de los gatos, retirando diariamente las heces y siempre manteniéndolo alejado de sus zonas de comida y descanso. Además, fomentar la actividad física ayudará a prevenir la obesidad y otras enfermedades que puedan derivar en estreñimiento. Otro de los factores que pueden ayudar a evitar la obstrucción de las heces es que el gato sea cepillado diariamente, y que le cortemos el pelo cuando sea necesario: despojarle de ese exceso de pelo dificultará que llegue a tragar grandes bolas que puedan quedársele bloqueadas.

Ante cualquier síntoma de estreñimiento en gatos, debemos extremar las precauciones y acudir a nuestra clínica veterinaria. Los gatos son animales muy silenciosos en sus síntomas, por lo que conviene estar al tanto de cualquier cambio en su actitud, que podría indicar una dolencia.

No dudes en contactar con nosotros para cualquier consulta. Puedes pedir cita con nosotros en el 96 120 60 59.