Prevención contra la leishmaniosis: ¿Pipetas, collares o vacunas?
16520
post-template-default,single,single-post,postid-16520,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Prevención contra la leishmaniosis: ¿Pipetas, collares o vacunas?

Prevención contra la leishmaniosis

18 May Prevención contra la leishmaniosis: ¿Pipetas, collares o vacunas?

La leishmaniosis es una enfermedad infecciosa causada por un parásito llamado Leishmania, que a través de una picadura puede afectar a los perros. Puede provocarles graves problemas de salud, como problemas articulares, lesiones en la piel, oculares o cutáneas. Las medidas de prevención contra la leishmaniosis son necesarias para evitar que una simple picadura de mosquito pueda provocar problemas muy serios en el organismo de nuestro perro.

En España hay dos especies de mosquito flebótomo capaces de transmitir la leishmaniasis: el Phlebotomus perniciosus y el Phlebotomus ariasi. El primero es el más numeroso y se localiza en las regiones más áridas de la península, entre las que está la Comunidad Valenciana, así como en las Islas Canarias y en Baleares. La segunda especie, presente en zonas más frescas y húmedas, es frecuente en ciertas áreas de Cataluña, regiones limítrofes con el norte de Portugal y con el sur de Francia.

Protección todo el año

En la Comunidad Valenciana tenemos un clima cálido durante todo el año, lo que predispone a la aparición del mosquito incluso en los meses de invierno, en los que la temperatura supera con regularidad los 15 grados. A partir de esa temperatura puede aparecer el flebótomo, por lo que nuestra mascota debe estar protegida con todos los medios posibles y durante todo el año.

La prevención contra la leishmaniosis es importante para proteger a los perros ante las picaduras de los flebótomos. Podemos realizarla mediante pipetas externas, que deberemos poner a los perros mensualmente, y collares que también actuén como protectores. También existe la opción de los medicamentos inmunomoduladores y las vacunas, cuya función es estimular el sistema inmunitario para que, en el caso de que el mosquito pique a nuestra mascota, sus defensas estén preparadas para luchar contra la leishmaniosis.

Debemos tener en cuenta que el mosquito está más presente en las franjas horarias que cogen el amanecer y el atardecer, por lo que siempre que resulte posible conviene no pasear a esas horas.

La importancia de la prevención contra la leishmaniosis

La prevención contra la leishmaniosis es vital para evitar que la picadura del mosquito derive en graves problemas de salud en nuestro perro. Además, conviene destacar que, de los métodos preventivos disponibles actualmente, ninguno es efectivo al 100%. Cuantos más métodos preventivos usemos, menos probable es que nuestra mascota enferme de leishmaniosis, y su cuerpo tendrá mejores defensas para luchar contra la enfermedad en caso de contraerla.

Si pensamos que un mosquito ha picado a nuestro perro, debemos acudir rápidamente a nuestra clínica veterinaria. Allí, nuestro veterinario podrá extraer una muestra de sangre para realizar una prueba y comprobar si existe infección por leishmaniosis. En función del resultado, el veterinario explicará los procedimientos a seguir en función de las variables que intervengan en el caso.

El veterinario es el profesional que mejor puede asesorar en la prevención contra la leishmaniosis y su tratamiento.

TAMAÑO

2-3 mm de longitud, más pequeño que los mosquitos normales. Solo pican las hembras.

COLOR Y FORMA

Amarillo-pajizo y cuyo cuerpo, incluidas alas y extremidades, se encuentra cubierto de abundantes pelos.

 

MESES QUE MAS ACTÚA

De mayo a octubre.

CUÁNDO ES MÁS PROBABLE QUE PIQUEN

Si la temperatura supera 16-18ºC, al anochecer y al amanecer.

Llámanos al 96 126 60 59 y pide cita previa para que podamos asesorarte.