Glándulas anales ¿para qué sirven? | Innova Veterinaria
16145
post-template-default,single,single-post,postid-16145,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

¿Qué son las glándulas anales en el perro y en el gato?

glándulas anales

11 Abr ¿Qué son las glándulas anales en el perro y en el gato?

En clínica veterinaria Innova en Catarroja atendemos casos relacionados con estas glándulas, descubre qué son, para qué sirven y el problema que pueden suponer para tu mascota.

En la anatomía de perros y gatos y de otros mamíferos generalmente carnívoros nos encontramos con unos pequeños sáculos del tamaño aproximado de una canica. Dentro de la pared de cada saco anal se localizan las glándulas anales, las cuales liberan su producción dentro de los sacos que sirven de almacén de una sustancia de naturaleza similar al aceite y muy olorosa.

IMG_20170411_100613

¿Para qué sirven?

Estas secreciones tienen varias funciones muy relevantes para el animal:

-Son utilizados por los perros y gatos para comunicarse. Son potentes señales olfativas que sirven para comunicar situaciones a otros individuos. Cuando un perro o un gato huele la zona anal de otro  están intercambiando información: ¿Estás asustado? ¿estás lista para aparearte? ¿quieres jugar?, etc.

Ante estas situaciones es normal que nuestras mascotas expriman o evacúen el contenido de las glándulas.

-Son de gran utilidad a la hora del marcaje del territorio, dejando señales de identidad para que otros animales sepan quién habita ese lugar. Es como un DNI.

-Normalmente esta secreción sale con las heces cuando el animal defeca.

¿Dónde se localizan en el animal?

Podemos simplificarlo si lo comparamos con un reloj siendo el ano el centro del mismo. Bien, pues estas glándulas se localizan a las cinco y a las ocho.

¿Cuándo suponen un problema para nuestras mascotas? ¿Su mascota arrastra el ano por el suelo?

Detrás de esta acción que seguro que muchas veces hemos visto en nuestra mascota y en otros animales en el parque, que muchas veces se toma de forma cómica, puede que haya un problema de salud importante. Puede que el animal esté padeciendo lo que se llama una saculitis anal o una impactación de las glándulas anales.

Como ya hemos explicado, lo natural es que estas glándulas se vacíen solas y expulsen su contenido con el acto de defecar, pero en algunos animales esta capacidad se ha perdido y en consecuencia este contenido se bloquea y  obstruye el orificio de salida al ano. Esto produce picor, molestia, inflamación, infección e incluso un absceso que habrá que abrir y drenar. En ocasiones hay que realizar un procedimiento quirúrgico para extirparlas llamado saculectomia.

¿Qué síntomas puedo ver en mi mascota?

-Veremos que nuestra mascota se lame la zona del ano con insistencia.

-Dará vueltas sobre sí mismo intentando algo parecido a morderse la cola.

-Frotará su ano en el suelo y se deslizará con las patas anteriores con la esperanza de que se vacíen las glándulas.

-Se niegan a caminar y remeten la cola entre sus patas traseras.

-En algunos casos se produce fiebre, apatía, falta de apetito.

-Puede que las glándulas fistulicen drenando su contenido infectado, por lo que veremos que el pelo alrededor del ano está mojado por la secreción y que despide un olor muy fuerte y desagradable.

¿Qué puedo hacer si observo estos síntomas?

Sin duda lo primero es acudir al veterinario. El vaciado de los sacos anales cuando están impactados es doloroso y requiere de una experiencia profesional para hacerlo de la manera más adecuada a cada caso. En ocasiones y por recaídas.

Si por alguna razón tu mascota necesita un vaciado periódico, lo ideal es que el veterinario te asesore y te entrene sobre la mejor manera de hacerlo. Para eso debemos estar confiados y tranquilos.

¿Puedo prevenir este problema?

-Higiene regular: con una toallita suave limpiar la zona anal tras la deposición.

-Dietas ricas en fibra: se ha demostrado que las dietas ricas en fibra favorecen el vaciado de las glándulas anales de manera natural.

-Ejercicio: la obesidad y el sedentarismo es un enemigo para esta patología.

-Castración: regula el estrés.

-Vaciamiento manual periódico: en animales ancianos que han perdido la capacidad de vaciar las glándulas anales  de manera autónoma se recomienda ayudarles para evitar que se impacten.

Recuerda ponerte en contacto con clínica veterinaria Innova ante cualquiera de estos síntomas. 🙂