La displasia de cadera: causas y diagnóstico | INNOVA Vet
16303
post-template-default,single,single-post,postid-16303,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

La displasia de cadera ¿de qué se trata y cómo tratarla?

La displasia de cadera

24 Jul La displasia de cadera ¿de qué se trata y cómo tratarla?

La displasia de cadera es la patología ortopédica más común en el perro. Causa inflamación articular y osteoartritis secundaria, y conducen a grados variables de malestar clínico en el animal. Genéticamente, es una enfermedad de heredabilidad compleja, a la que se suman factores ambientales que provocarán en última instancia la manifestación de la enfermedad.

No existe una causa definida para la displasia de cadera, sin embargo, se sabe que es una patología en la que intervienen múltiples factores:

  • Genéticos.
  • Laxitud articular.
  • Volumen de líquido sinovial.
  • Masa muscular pelviana.
  • Factores hormonales (estrógenos y relaxina).
  • Peso y velocidad de crecimiento.
  • Nutrición (exceso de vitamina C).

¿En qué razas es más común?

Cualquier raza puede verse afectada, siendo más frecuente en el Pastor Alemán, Rottweiler, Labrador, Golden Retriever y San Bernardo. El galgo ruso (Borzoi) y el galgo inglés (Greyhound) tienen un riesgo muy bajo de padecer displasia, tanto, que se podría decir que estas razas no padecen esta patología.

¿Qué signos clínicos podemos encontrar?

Los signos clínicos pueden variar, desde una pequeña molestia hasta dolor severo agudo o crónico. Se podrían dividir en:

  • Signos clínicos en la edad juvenil o agudos: Se presentan entre los 5 y los 12 meses. Los animales manifiestan cojeras de aparición aguda en una o ambas extremidades posteriores, “salto de conejo”, dificultad para caminar después del descanso, reticencia a caminar, correr, saltar o subir escaleras, intolerancia al ejercicio y/o dolor en las caderas.
  • Signos clínicos en animales adultos: Puede que en un principio no muestren signos clínicos debido a una estabilización de la articulación por fibrosis periarticular e incluso algunos perros, nunca los mostrarán. Se observará cojera en una o ambas extremidades posteriores, dificultad para levantarse, mostrarán rigidez en las caderas, especialmente después de levantarse o al día después de una sesión con mucha actividad, prefieren estar sentados y serán reticentes a caminar, correr o saltar.

¿Cómo se diagnostica?

Las pruebas más utilizadas para diagnosticar la displasia de cadera son, en primer lugar, la exploración ortopédica sin sedación y más tarde, bajo sedación, se llevará a cabo un estudio radiológico.

Una vez realizado el estudio y en función de varios factores como la edad, los signos clínicos, si hay presencia de artrosis o no y el peso del animal, se decidirá que tratamiento es el más indicado para cada mascota.

¿Cómo se trata?

  1. Tratamiento médico: Se realizará en perros jóvenes (menores de 11 meses) con osteoartritis, perros que superen los 20-25 kg de peso y aquellos en los que económicamente no sea posible implantar una prótesis de cadera. El tratamiento consistirá en la pérdida de peso si el animal lo requiere, administración de condroprotectores y ácidos grasos de forma crónica y antiinflamatorios no esteroideos cuando existan crisis de dolor.
  2. Tratamiento quirúrgico:
    • Perros entre 12 y 20 semanas de edad con alto riesgo de padecer displasia: Sinfisiodesis púbica juvenil.
    • Perros entre 6 y 11 meses sin artrosis: Triple osteotomía de cadera.
    • Perros con peso superior a 25 kg, con alto nivel de actividad o deportistas: Prótesis de cadera.
    • Perros con peso inferior a 25 kg y/o con limitaciones económicas: Exéresis de la cabeza y cuello del fémur.


El objetivo del tratamiento es paliar el dolor siempre que sea posible, mejorar la cobertura acetabular y retrasar en la medida de lo posible la aparición de osteoartrosis para poder darle al animal una buena calidad de vida.

En Innova Veterinaria tu mascota está en buenas manos. Nuestro equipo de expertos te aconsejará sobre qué tratamiento es el más adecuado y llevará un seguimiento de tu mascota durante el proceso de tratamiento.

Si ves que tu mascota puede llegar a sufrir alguno de estos síntomas y quieres contactar con nuestra clínica veterinaria, puedes llamarnos al teléfono 96 126 60 59 o a nuestro contacto de urgencias a cualquier hora 651 862 777. Nuestra clínica veterinaria en está localizada en Catarroja y cuenta con un servicio de urgencias 24 horas. ¡Llámanos!