Geriatría Veterinaria - en Clínica Innova Veterinaria
15952
post-template-default,single,single-post,postid-15952,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

GERIATRÍA VETERINARIA: ¿Tienes un perro o un gato de 8 años o más?

Geriatría Veterinaria

16 Ene GERIATRÍA VETERINARIA: ¿Tienes un perro o un gato de 8 años o más?

Geriatría veterinaria

Enfocamos este post desde la perspectiva de la geriatría como medicina preventiva. Si has observado a tu perro o gato de más de 8 años o más y tus respuestas a las siguientes cuestiones son afirmativas…

  • ¿Le cuesta levantarse?
  • ¿Tose frecuentemente?
  • ¿Ya no juega como antes?
  • ¿Bebe y orina en más cantidad?
  • ¿La boca le huele?
  • ¿Tiene molestias al comer?

El argumento de que tu mascota es mayor no justifica que no esté padeciendo ciertos dolores, enfermedades y esté sufriendo en silencio. Es hora de realizar un chequeo geriátrico.

 ¿En qué consiste un chequeo geriátrico? ¿Qué pruebas realizamos?

Anamnesis: es la recogida de los datos que tú nos proporcionarás durante la visita. Te preguntaremos acerca de la vida de tu mascota.

Informarnos de toda la vida del animal, preguntándolo todo, desde las pequeñas cosas (cuanto corre o juega), hasta cuantas cirugías o enfermedades ha padecido… porque todo es importante.

Necesitamos hablar contigo al menos 30 minutos.

Pruebas a realizar en un chequeo

El reconocimiento que  haremos a tu perro o a tu gato será total.

Hablamos de un perfil de edad en el que estamos sobre aviso de las enfermedades más importantes que puedan tener tantos perros como gatos.

Cada caso es distinto, por lo que realizaremos unas pruebas imprescindibles.

Exploración física completa: Tomaremos las constantes para comprobar si se rencuentran dentro de los niveles de referencia.

Exploración neurológica: Comprobaremos el buen funcionamiento de su sistema nervioso.

Exploración ortopédica: Nos permitirá detectar precozmente cambios en su sistema osteoarticular que se traducen en limitación en los movimientos, cojeras o dolor a la manipulación.

Análisis de sangre y bioquímica completa: Importante para controlar el metabolismo de nuestro perro o gato.

Con las analíticas valoraremos la funcionalidad orgánica (hígado, riñón, páncreas, hormonas, anemia…).

Análisis de heces: controlaremos si tiene parásitos intestinales o indicios de problemas gastrointestinales.

Análisis de orina: Imprescindible como complemento al análisis de sangre. El riñón es el principal filtro depurador del organismo. La mayoría de las alteraciones del metabolismo tienen repercusiones renales.

Electrocardiograma: Nos mide la actividad eléctrica del corazón controlando el tamaño del corazón, identificando y diagnosticando las arritmias cardíacas.

Radiografías: La exploración radiográfica nos da una imagen precisa del tamaño del corazón y pulmón.

También podremos valorar diferentes grados de artrosis, que es la primera enfermedad que por estadística nos encontramos en animales de más de ocho años.

Ecografía: Nos permite hacer un estudio de todos los órganos en profundidad, tanto a nivel abdominal como a nivel torácico.

Dossier con los resultados: Para el control anual entregaremos un dossier completo con los datos médicos del animal.

Discutiremos e instauraremos un tratamiento, un modo de vida adecuado a su edad.

Está en tus manos que tu mascota siga estando sana y feliz.