Cómo detectar el Síndrome de Disfunción Cognitiva en tu mascota
16459
post-template-default,single,single-post,postid-16459,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Cómo detectar el Síndrome de Disfunción Cognitiva en tu mascota

Síndrome de Disfunción Cognitiva

21 Feb Cómo detectar el Síndrome de Disfunción Cognitiva en tu mascota

Muchas veces, achacamos a la vejez los problemas que tenemos con la memoria, la dificultad de recordar cosas, palabras o el lugar en el que guardamos aquello que buscamos. Pero, ¿sabes que los animales también sufren problemas así? En Innova Veterinaria queremos que conozcas un poco más acerca de esta enfermedad llamada Síndrome de Disfunción Cognitiva y sus características, para que puedas acompañar a tu mascota en esta etapa de su vida.

El Síndrome de Disfunción Cognitiva es una patología que afecta a los perros de avanzada edad, y que puede mostrarse en distintas situaciones. Si nuestra mascota está desorientada, duerme durante el día y está despierta de noche, orina y defeca en casa, olvida cosas o interactúa menos con nosotros, es posible que sufra esta enfermedad. Esta patología está provocada, entre otros factores, por una degeneración intensa del sistema nervioso central y los cambios que el cerebro sufre.

¿Qué síntomas puedo detectar en mi perro?

Si pensamos que nuestra mascota puede sufrir Síndrome de Disfunción Cognitiva, habrá que prestar atención a distintas señales que pueden ser indicadores:

  • Alteración de la interacción social: Disminuye el interés por las caricias o el contacto, saludan con menos efusividad, aparecen signos de hiperapego o rechazo con el propietario.
  • Pérdida de memoria y retraso en el aprendizaje: Aparecen problemas de eliminación inadecuada (se defecan un orinan en casa), no responden a órdenes que antes conocían, son incapaces de aprender órdenes nuevas o no reconocen a los propietarios.
  • Desorientación: Se pierden en lugares que antes eran conocidos, intentan pasar por el lado equivocado de las puertas, muestran dificultad para esquivar ciertos obstáculos o quedarse parados frente a ellos.
  • Alteraciones del ciclo del sueño: Duermen de día y no descansan por la noche.
  • Disminución de la actividad: Menos exploración y respuesta a los estímulos, ansiedad o inquietud al quedarse solos.
  • Disminución en conductas: De acicalamiento (no se lavan), alteraciones en el apetito o falta de olfato.

Actualmente, el Síndrome de Disfunción Cognitiva puede diagnosticarse preventivamente mediante un chequeo geriátrico, descartando patologías orgánicas que puedan justificar cambios en el comportamiento como tumores, enfermedades degenerativas y la disminución de los sentidos, o problemas dolorosos tales como la artrosis o la enfermedad periodontal.

¿Puede tratarse el Síndrome de Disfunción Cognitiva?

Si tras detectar esos síntomas podemos descartar las patologías previamente mencionadas y el Síndrome de Disfunción Cognitiva ha sido ya diagnosticado, es importante saber una cosa: no tiene cura. Pero, aunque no pueda erradicarse, sí podemos ralentizar su avance mediante una serie de prácticas:

Podemos utilizar fármacos que ayuden a su organismo a frenar el avance del síndrome; seguir dietas especiales; implementar cambios de rutina y espaciales para facilitar su orientación; refrescar hábitos perdidos con paciencia y, especialmente, muchas caricias, masajes y contacto físico.

Es vital que el diagnóstico sea precoz para poder combatir el Síndrome de Disfunción Cognitiva con mayor efectividad, pudiendo acompañar a nuestra mascota en esta etapa de su vida: ¡Es cuando más nos necesita!

Por todo lo que nos queda por vivir juntos, ¡consúltanos!