Mia y la dermatitis húmeda, una enfermedad frecuente durante el verano
16711
post-template-default,single,single-post,postid-16711,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

Mia y la dermatitis húmeda, una enfermedad frecuente durante el verano

Dermatitis húmeda

27 Jun Mia y la dermatitis húmeda, una enfermedad frecuente durante el verano

Hay determinadas épocas del año en las que es más frecuente la aparición de ciertas patologías en nuestros animales. El verano, especialmente en áreas próximas al Mediterráneo, implica una temporada de sol, calor y humedad que se prolonga varios meses y que es el caldo de cultivo perfecto para el desarrollo de algunas enfermedades. Es el caso de Mia, una preciosa y adorable perra con heterocromía del iris (un ojo de cada color), lo que la hace muy especial, y que durante esta época sufre de dermatitis húmeda.

La dermatitis húmeda es una patología muy frecuente en esta época del año, ya que se produce a partir del calor y la humedad. Algo que, en el caso de perros de pelaje grueso y denso, como es Mia, sucede todavía con mayor frecuencia.

Es relativamente sencillo identificar la dermatitis húmeda cuando aparece. Las lesiones pueden detectarse en nuestras mascotas como heridas enrojecidas y húmedas que no curan, lo que suele ir acompañado además por lamidos o rascados constantes, ya que provocan mucho picor.

Causas de la dermatitis húmeda

El sol, el calor y la humedad son el caldo de cultivo para la aparición de la patología, pero hay otros factores que pueden allanar el terreno a la llegada de esta enfermedad, algunas de ellas que está en nuestra mano controlar.

  • Un pelaje apelmazado con nudos. Conviene evitar, en perros a los que hay que cortar el pelo con regularidad, que alcance cierta longitud durante esta época, ya que los enredos y marañas de pelo pueden provocar problemas paralelos.
  • Un problema alérgico. No es tan sencillo controlarlo, pero una visita a la veterinaria puede ser suficiente para detectar la alergia y poder adaptar la alimentación para mantener los problemas a raya.
  • Una hipersensibilidad a la picadura de la pulga.

¿Cómo podemos prevenir la dermatitis húmeda?

Al igual que en prácticamente cualquier problema de salud que puedan padecer nuestros peludos, la prevención es la clave de todo. El mejor consejo de salud es evitar que los problemas aparezcan manteniendo los controles necesarios a tiempo, y la dermatitis húmeda también puede -en muchos casos- neutralizarse.

  • Manteniendo el pelaje de nuestras mascotas limpio, seco y cepillado con frecuencia.
  • Desparasitando mensualmente frente a pulgas y garrapatas.
  • Acudiendo al veterinario ante el primer síntoma de lamido.

Mia ya está totalmente curada y preparada para disfrutar del verano. Recuerda que, ante cualquier duda, debes acudir al veterinario. ¡Consúltanos!